Encuentra aquí las
respuestas a tus dudas.

Participo activamente en toda la organización de la boda, poniendo a disposición de los novios y sus familias una gran experiencia para que, tanto la ceremonia como la recepción, se cumplan correctamente.

Asesoro en todo lo relacionado con el acto civil, la ceremonia eclesiástica y la fiesta. Manejo las relaciones con los proveedores, coordino el montaje y desarrollo del evento, para lograr que resulte como lo soñaron los novios; evitándoles a ellos y a sus familias el estrés y las carreras de última hora, pudiendo así dedicarse a su arreglo personal y a descansar antes de tan memorable celebración.

Cuento con proveedores de servicios de calidad, altamente confiables. No obstante, contrato aquellos sugeridos por el cliente, siempre que sean de probada responsabilidad.

Los honorarios varían en función de los servicios contratados. Suelen compensarse con los ahorros derivados de la asesoría en el manejo del presupuesto y en la contratación de proveedores, especialmente aquellos que son nuestros aliados.

Atiendo bodas pequeñas y grandes celebraciones. No requiero un mínimo de invitados.

Sí, he organizado muchas en Caracas, isla de Margarita, Puerto La Cruz, Puerto Ordaz, Valencia, Puerto Cabello, Barquisimeto y, en una nueva etapa de internacionalización, en la ciudad de Miami, donde cuento con un equipo especializado.

El mejor momento es cuando se fija la fecha de la boda, preferiblemente con un año de antelación; sin embargo, puedo comenzar a participar cuando ya están avanzados los preparativos.

Cuento con asistentes y personal especializado, tanto para los preparativos como para el día de la boda.

Sí, siempre que los proveedores contratados sean de reconocida responsabilidad.

Un arreglo previo con los novios para establecer cada uno de los pasos del evento y los tiempos de ejecución de las actividades de cada proveedor. Se adapta al ritmo propio de cada boda y su cumplimiento constituye una de mis funciones más importantes como Wedding Planner.

Las normas sociales establecidas para el acto civil, la ceremonia eclesiástica y la fiesta.

Cada boda es distinta, pero lo más difícil es orquestar todos los aspectos, de tal manera que los novios, sus familiares e invitados queden complacidos.

Los rubros más costosos suelen ser la agencia y la bebida.

Uno, es la impuntualidad de los novios en la ceremonia eclesiástica, que obliga a modificar y retrasar el programa acordado. Otro, es la distribución y movimiento de los mesoneros, para lo cual asignamos un coordinador.

El inventario detallado de las bebidas, a cargo de una persona de mi confianza, en presencia del cliente. Contamos y marcamos cada botella que se entregan al final de la recepción, tanto las vacías como las llenas.

La selección y orden de salida de la comida que se obsequiará, así como los tiempos para su distribución.

Las más comunes suelen ser que se termine la bebida, que a los novios se les olviden los anillos en la casa y se den cuenta en la iglesia, o que algún asistente presente molestias de salud, para lo cual contamos con un botiquín básico de primeros auxilios. Lo importante es que estamos preparados para atender con prontitud alguna eventualidad.

Las bodas diurnas suelen ser más largas, así que hay que tomar previsiones en cuanto a la comida y la bebida.

Me dedico especialmente a organizar bodas, pero cuento con el personal y la experiencia para atender bautizos, comuniones, grados u otra celebración similar.


Todos los derechos reservados, 2018 | Diseño por www.dayanaabreu.com | Programación por: Isolde Ruano